a proposito de la mascarilla
Tratamientos

A propósito de la mascarilla

Una paciente, auxiliar de clínica, muy guapa por cierto, me ha enviado una foto con sus compañeras, con uniforme, gorro y mascarilla. La he reconocido por exclusión.

En una asociación de registros de mi mente ha aparecido un documental, que he visto recientemente, sobre el Gulag ruso y los campos del horror, a los que Stalin envió a millones de personas condenados a trabajos forzados. Contaba una mujer superviviente que, después de ocho años sin tener la posibilidad de mirarse en un espejo, cuando tuvo la ocasión de verse reflejada con sus compañeras, no se reconoció. Tuvo que identificar a quienes la rodeaban para fijarse en  una persona que se parecía su madre. Era ella. Lo que los estragos del tiempo y el deterioro de su vida le devolvía en imagen. La intención de Stalin era eliminar a gente en campos de trabajos en la “tierra del invierno eterno”, hambre, enfermedad, torturas y muerte se reflejaban inevitablemente en aquellos rostros. El Gulag (Dirección General de Campos de Trabajo) era el infierno.

Sin comparación posible y amordazando el impacto del tema que acabo de comentar, pienso en lo difícil que resulta para la gente de a pie reconocerse detrás de la mascarilla, si añadimos otros complementos, la tarea se complica. Perfecto para evitar el saludo a alguien inconveniente. Tapado no se ve.

Tengo que rediseñar el objetivo. Es un reto ser atractivo sin contar con la sonrisa, pero tengo los ojos, habrá que centrarse en ellos. Ahora no podemos permitir que estén rodeados de patas de gallo o con expresión triste por el efecto de cejas caídas. La inyección de toxina botulínica en los puntos adecuados embellece la mirada. También podemos relajar las arrugas del entrecejo y eliminar la imagen de enfado. Es lo que nos queda visible, y no sabemos por cuanto tiempo.

El uso continuado de la mascarilla, dependiendo del trabajo o de la vida social puede suponer muchas horas, produce cambios en piel y mucosas, la piel pierde brillo y los labios están secos. El ácido hialurónico es un gran aliado, inyectado para mejorar la hidratación, sin dar volumen, solo o con vitaminas o glicerol, contrarresta el problema. En 30 minutos. Es importante mantenerse. No vaya a ser que cuando, por fortuna para todos, podamos quitarnos la mascarilla, nos tengamos que reconocer por exclusión.