gaetano-zambo-la-peste
Medicina Estética

Belleza en «La Peste»

Puede parecer difícil inspirarse en la belleza en este difícil momento de pandemia por covid-19. Así mi preferencia literaria se dirige, quizá guiada por el subconsciente, a un maravilloso libro de Umberto Eco titulado “Historia de la Fealdad”. En él encuentro una obra escultórica de Gaetano Zumbo: La Peste. Bellísima representación anatómica del cuerpo humano, en distintas etapas de la vida, en el sufrimiento y en la muerte. Me llama la atención el brillo de la escultura, el artista trabaja sobre cera, considerado el mejor ceroplastista de la historia.

El brillo de la cera es como el brillo de una piel bonita. Una piel bonita es fundamental en la belleza, hasta en la belleza de la fealdad. El objetivo es mantener la hidratación y la elasticidad. La exfoliación es un primer paso, incluso en casa, con exfoliantes físicos, que raspen la superficie cutánea y eliminen la capa de células muertas. La exfoliación química además estimula la regeneración, podemos hacerlo aplicando cremas con ácidos en su formulación: glicólico, salicílico, mandélico, retinoico. Para el brillo recomiendo la aplicación posterior de proteoglicanos y vitamina C.

Y volveremos a inyectar hialurónico, aminoácidos y vitaminas para mantener la juventud de la piel y combinar los tratamientos con láser y peeling.

Y podremos visitar el Museo della Specola, en Florencia, a contemplar la belleza de “La Peste”