Fotoenvejecimiento y Fotorejuvenecimiento
Medicina Estética,  Tratamientos

Fotoenvejecimiento y Fotorejuvenecimiento

Me instalo en una tumbona en una de esas maravillosas playas que tenemos en este país. Ambiente familiar a estas horas de la mañana.

Llevo rigurosamente mi protocolo para protegerme de los efectos nocivos del sol y prevenir la formación de manchas. He tomado mi pastilla de vitaminas y antioxidantes, he aplicado crema fotoprotectora en todo mi cuerpo media hora antes de la exposición solar, en mi cara crema de protección solar 50 antienvejecimiento. Sin perfume, ya he visto en consulta suficientes manchas en el cuello por ponerlo al ir a la playa. Sombrero, gafas de sol y botella de agua. Siempre llevo un libro aunque observar mi alrededor hace que me distraiga de su lectura.

Cerca, pero con distancia de seguridad, una pareja de foto, mediana edad, cuidados, las toallas a juego con las sillas, a juego con la sombrilla y a juego con el bañador de la señora. No veo el del señor que está sentado, supongo que irá en tonos.

A mi derecha un matrimonio tradicional, sentados bajo la sombrilla, periódico de papel. Qué tranquilidad. Al minuto aparece una pareja de conocidos, un Hola con gran efusividad verbal, no está la cosa para abrazos. La mujer recién llegada luce esa disposición imposible de los tirantes del bikini para evitar las marcas sin broncear que pueden dejar los mismos. Nunca lo entendí, compraste el bikini equivocado. Mientras yo disertaba conmigo misma sobre los escotes, también imposibles, que deben de tener los vestidos de esta señora, la conversación de los amigos se dilataba  en el tiempo y la espalda del visitante iba adquiriendo un peligroso color rojizo, señal inequívoca de quemadura. Debería haberle advertido, pero no lo hice, el tema pandemia nos ha vuelto reticentes con el prójimo y no fuera a ser que la portadora del lío de tirantes considerara que yo no tenía nada que decir de su maridito. Tan de armas tomar como la señora eran los daños que se producían en la piel de la espalda consorte, es decir, dañando su ADN.

Entre los efectos nocivos de la exposición a rayos UV en la piel están los transtornos de la pigmentación, la carcinogénesis, la fotosensibilidad, el daño celular y el fotoenvejecimiento.

La piel que ha tomado exceso de sol está más arrugada, con manchas, seca y áspera y con vasos como arañas y puntos rubí.

Cuando cambiemos de estación volveremos al Fotorejuvenecimiento para paliar los daños. Tratamientos con Luz Pulsada Intensa para eliminar manchas, Láser vascular para eliminar vasos y  Láser Génesis para estimular la formación de colágeno y mejorar la coloración en general de la piel. Hidrataremos con inyección de ácido hialurónico con alta capacidad de retención de agua y aminoácidos para nutrir el espacio que hay entre las células.

La exposición solar también tiene efectos benignos, en la síntesis de vitamina D, activa mecanismos antiinflamatorios, destruye agentes patógenos y estimula los neurotransmisores involucrados en el bienestar emocional. Así que, disfrutad del sol con protección y moderación para favorecer los efectos positivos del sol y minimizar los daños.

Al otro lado, un hombre con su barriguita y cara de buena persona, recorre de esquina a esquina los límites marcados de su parcelita playera, defendiendo su legitimidad según protocolos de pandemia. La distancia social en las playas debería conservarse para siempre. Según mi opinión.